Una mujer tetrapléjica cancela su petición de eutanasia tras hablar con un cura navarro

Mujer tetrapléjica cancela su petición de eutanasia

Después de hablar con un sacerdote navarro, Santiago Arellano, una mujer tetrapléjica cancela su petición de eutanasia. Ella recibió los sacramentos de la confesión, la comunión y la unción de enfermos. El cura le dejó una cruz y el rosario para llevar la alegría y esperanza a los demás. Ahora lucha y quiere seguir viviendo para amar, para unir su sufrimiento al de Jesús, para ayudar con su testimonio a otros condenados a morir.

Fuente: DiariodeNavarra.es  Autor: PEDRO GÓMEZ

Mujer tetrapléjica cancela su petición de eutanasia

Una mujer tetrapléjica de Madrid que estaba a la espera de que le aplicaran la eutanasia decidió cambiar de planes después de mantener una conversación con un sacerdote navarro, Santiago Arellano. “No nos conocíamos pero ahora somos muy buenos amigos”, afirma este cura de 48 años que es párroco en Talavera de la Reina (Toledo).

Esta mujer sufrió hace 21 años un accidente que le provocó una lesión medular que le tiene postrada en cama con una tetraplejia y dolores por todo el cuerpo.

“Esta situación y el sufrimiento interior de soledad que arrastro hace años hizo que cayera en una gran desesperanza. Cuando se legalizó la eutanasia me volví como loca pensando que era la solución a mis males. Me quito de en medio y ya está”, relata esta mujer en una carta.

Sin embargo, la solicitud de eutanasia se vio retrasada por la objeción de conciencia del médico y los trámites para cambiar de facultativo. Fue entonces cuando un técnico de robotización que se encargaba de adaptar la vivienda le propuso hablar con un cura. A pesar de no estar muy convencida, aceptó.

Santiago Arellano admite que la idea de ir desde Toledo hasta Madrid para hablar con una señora que no conocía le pareció descabellada. “Pero si tiene ya la decisión tomada qué puedo hacer yo, le dije al técnico de robotización”, relata.

Al final fijaron una fecha y se fue a Madrid. “La verdad es que llegué sin saber muy bien qué le iba a decir, pero al final estuvimos dos horas hablando, muy a gusto. Me impresionó verla con los brazos torcidos e inmóviles”, expresa el sacerdote, que le propuso a esta mujer escribir una carta con su testimonio. Arellano ha relatado esta experiencia en un vídeo difundido en sus redes sociales.

“Santi me empezó a hablar del sentido del sufrimiento, de Jesús en la cruz. Se me abrió el cielo. Y yo, que me veía inútil e insignificante, empecé a notar el amor de Dios. Ahora quiero vivir para amar y para ayudar a otros”, relata en su carta esta mujer, que prefiere mantenerse en el anonimato.

Santiago Arellano, que se ordenó sacerdote a los 24 años, se trasladó en 2018 a Talavera de la Reina después de estar más de 15 años en Navarra. Durante varios años fue párroco de la iglesia de San Fermín, en el barrio de la Milagrosa de Pamplona, y delegado diocesano de Familia.

 

 

 

Comparte este artículo en tus redes sociales.

También te puede interesar:

Comparte con tus amigos.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Skype
Telegram
Pinterest
Email
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Asociación Euvita.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Firma el escrito de Euvita dirigido al Tribunal Constitucional.

Te podría interesar

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad