Administración Biden pide a la ONU que detenga a pro vida, pro familia y anti ideología de género

En un debate sobre cuestiones de procedimiento de la Comisión, varios grupos apoyados por la Misión de la Unión Europea ante la ONU sugirieron que las organizaciones provida fueran eliminadas por completo de la ONU. En respuesta, los grupos provida hicieron pública una petición con más de 10.000 firmas en la que exigían que se escucharan todas las voces en la ONU.

Fuente: Zenit.org   Autor: Lulia Elena Cazan

ZENIT Noticias – Center for Family and Human Rights / Nueva York, 12.10.2023.- El gobierno de Biden ha pedido a las agencias de la ONU y a otros gobiernos que redoblen sus esfuerzos contra lo que han denominado movimientos «antiderechos» y «antigénero».

La declaración, a la que se sumaron Bélgica y Macedonia, se produjo en una reunión sobre la discriminación contra la mujer. Patrick Breen, asesor de EE.UU. para la Tercera Comisión, pidió que un futuro informe de la ONU «aborde los efectos negativos de los movimientos antiderechos y antigénero en el avance de la equidad e igualdad de género». Estados Unidos hizo una declaración similar en las negociaciones informales de la ONU celebradas en Ginebra.

Estos no fueron los únicos casos en los que los Estados miembros utilizaron la retórica «anti-derechos» en la ONU. En septiembre, en un acto sobre «política exterior feminista» organizado por las Misiones Permanentes de Francia, Alemania y Holanda, el gobierno francés instó a los participantes a «estar vigilantes y no permitir que continúen los movimientos contrarios a los derechos y retrógrados». Los críticos consideran que estas narrativas son intentos de deslegitimar a las organizaciones socialmente conservadoras y tachar de «peligrosa» y «contraria a los derechos» su postura sobre la vida por nacer, el matrimonio y la sexualidad.

El Instituto de Investigación de las Naciones Unidas para el Desarrollo Social (UNRISD) publicó en mayo un documento de trabajo en el que señalaba a C-Fam, el Vaticano/Santa Sede, Family Watch International, la Organización Internacional de la Familia (IOF), el Congreso Mundial de Familias (WCF), el Instituto de Política Familiar y el Caucus de Derechos de la Familia de la ONU como «antigénero», y pedía más investigaciones sobre los grupos provida y profamilia.

El documento recomienda que los grupos progresistas y feministas se comprometan con los líderes religiosos proaborto y pro matrimonio entre personas del mismo sexo para «ofrecer una respuesta práctica a la tendencia de los actores anti-género/pro-familia a afirmar que hablan en nombre de comunidades religiosas enteras y a utilizar la religión como arma para restringir los derechos a la autonomía sexual y corporal».

El esfuerzo por socavar y eliminar a las organizaciones provida y profamilia en la ONU no se detiene con la emisión de declaraciones e informes. El año pasado, el Comité de ONG de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de la ONU publicó unas directrices de participación que incluían una lista de «valores» progresistas, que obligaban a que todos los participantes en una conferencia de la CSW compartieran el mismo punto de vista sobre la sexualidad y el género. Esto impidió de hecho a los grupos provida y profamilia participar en partes de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer. En la misma línea, la Comisión denegó varias solicitudes de actos presentadas por organizaciones provida.

En un debate sobre cuestiones de procedimiento de la Comisión, varios grupos apoyados por la Misión de la Unión Europea ante la ONU sugirieron que las organizaciones provida fueran eliminadas por completo de la ONU. En respuesta, los grupos provida hicieron pública una petición con más de 10.000 firmas en la que exigían que se escucharan todas las voces en la ONU.

A pesar de oponerse a la presencia de voces provida y profamilia en la ONU, la UE ha condenado los esfuerzos por intimidar a los grupos de la sociedad civil en la ONU. En la misma reunión sobre derechos humanos, el Reino Unido compartió que «apoya plenamente la participación significativa de la sociedad civil con la ONU». Los críticos ven esto como un doble rasero que celebra el compromiso con la ONU sólo para aquellas organizaciones que se alinean con los valores progresistas en materia de género, sexualidad y aborto.

La retórica «antiderechos» y los ataques a los grupos provida y profamilia también han cobrado fuerza en el ámbito nacional. En una reciente entrevista con CNN, Hilary Clinton compartió que los partidarios de Donald Trump, conocidos por ser socialmente conservadores, podrían necesitar ser «reprogramados».

Comparte este artículo en tus redes sociales.

También te puede interesar:

Comparte con tus amigos.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Skype
Telegram
Pinterest
Email
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Asociación Euvita.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Firma el escrito de Euvita dirigido al Tribunal Constitucional.

Te podría interesar

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad