Fin de la vida: la estrategia política para legalizar la eutanasia

Estrategia política para legalizar la eutanasia

Se abre en Francia el debate sobre la eutanasia. Sus promotores preparan la estrategia política para legalizar la eutanasia. El año 2023 estará marcado por este intento de relativizar la prohibición de matar. Lucie Pacherie, jurista de la Fundación Jérôme Lejeune y experta en Gènéthique, explica cómo se desarrolla el debate sobre el final de la vida.

Fuente: GenEthique.org Traducción: BioeticaBlog.com

La estrategia política para legalizar la eutanasia

El debate sobre el final de la vida en el que está inmersa Francia no es neutral. Ya tiene el tono de los promotores de la eutanasia. El Gobierno pretende ganarse a la opinión pública.

En la primavera de 2021 se planteó el primer punto. En el marco del grupo parlamentario Libertés et Territoires se debatió un proyecto de ley del diputado Olivier Falorni destinado a legalizar el «derecho a un final de vida libre y elegido». Utilizando su táctica, los diputados promotores de la eutanasia habían conseguido que el artículo 1 de este texto, que establecía el principio de la asistencia activa a la muerte, se votara por 240 votos a favor y 48 en contra.

Pudieron afirmar en los medios de comunicación que Francia estaba dispuesta a legalizar la eutanasia. Era una prueba. Emmanuel Macron consiguió incluir esta medida para los próximos cinco años, y se encontraron los actores clave: Agnès Firmin Le Bodo, Olivier Véran, Olivier Falorni, todos ellos implicados favorablemente en este primer debate.

En la actualidad, los dos primeros son ministros encargados de consultar a asociaciones, cuidadores y parlamentarios, mientras que el tercero es presidente de la misión de información encargada de evaluar la ley Claeys-Leonetti.

Hay que señalar ahora los anuncios de Emmanuel Macron en septiembre de 2022 que marcaron la pauta:

  • condecoración de Line Renaud, para ganarse el corazón de los franceses. Le promete a Renaud:

«Vuestra lucha por el derecho a morir con dignidad os ennoblece y nos obliga. […] Es hora de hacer algo, así que lo haremos».

  • Posteriormente la apertura oficial de la convención ciudadana el 9 de diciembre de 2022, para dar un compromiso de democracia participativa, y
  • por último el apoyo moral del comité consultivo nacional de ética (CCNE).

Esto era al menos necesario para garantizar la aceptación y orientación del «debate». Por primera vez, el CCNE se pronuncia a favor de legalizar la «asistencia activa a la muerte» para:

  • Las personas conscientes.
  • Que den su consentimiento.
  • Que padezcan una enfermedad incurable.
  • Que provoque un sufrimiento intratable.
  • Que su pronóstico vital sea comprometido a medio plazo (es decir, entre 6 meses y un año).

Un argumento falaz

De entrada, los argumentos encajan. Es interesante destacar uno que causará verdadera confusión entre los franceses. Es el que la ministra Agnès Firmin Le Bodo, encargada de consultar a las asociaciones, invocó ante Jean-Marie Le Méné durante una entrevista:

«Aproveche esta ley sobre la eutanasia para desarrollar los cuidados paliativos«.

Este argumento se ha repetido muchas veces en los medios de comunicación. Este es también el supuesto que el CCNE planteó en su dictamen. De las 20 recomendaciones, la mitad se refieren al desarrollo y mejor accesibilidad de los cuidados paliativos, lo que lleva a pensar en la legalización de la eutanasia. Los partidarios de la Asociación por el Derecho a Morir Dignamente (ADMD) llegan a afirmar que la eutanasia debería denominarse «cuidados paliativos», como ocurre en Bélgica.

Sin embargo, los cuidados paliativos y la eutanasia no tienen nada que ver. Además, son antinómicos. Los testimonios de los cuidadores y acompañantes de estas unidades bastan para comprender que se hace todo lo posible para cuidar al paciente en su conjunto, garantizarle un mínimo de confort y hacer de sus últimos días momentos de calidad con sus seres queridos. La inventiva y adaptabilidad de los cuidadores a cada paciente es permanente. El factor tiempo es esencial. La diferencia entre una inyección letal y una muerte súbita es obvia.

Pero, sin mencionar siquiera el fondo de la contradicción entre cuidados paliativos y eutanasia, se puede cuestionar este método que consiste en legalizar la eutanasia para desarrollar los cuidados paliativos… Los cuidados paliativos no necesitan un derecho a morir para ser más accesibles… De hecho, es una garantía para la aceptación de la idea de «asistencia activa a la muerte». Las personas que se declaran preocupadas por el desarrollo de los cuidados paliativos muestran una humanidad tranquilizadora. Luego se hacen más audibles cuando promueven la eutanasia.

¿Un talón de Aquiles?

También surge otro argumento de «defensa» que merece ser brevemente descifrado. El debate sobre la legalización de la eutanasia «no debe llevar a las personas frágiles a pensar que son una carga ni, lo que es peor, a la sociedad a pensar lo mismo».

«Hay una línea muy fina», explica Jean-Christophe Combe, Ministro de Solidaridad, Autonomía y Discapacidad, en los medios de comunicación siempre que puede.

Agnès Firmin le Bodo se había defendido enérgicamente contra Jean-Marie Le Méné, expresando que no había intención de afectar a las personas discapacitadas con estas leyes. La repetición de las declaraciones de Jean-Christophe Combe demuestran claramente que existe un sujeto.

El CCNE lo sugirió en su dictamen, advirtiendo que sería necesaria «una reflexión más profunda» sobre la petición de eutanasia formulada por menores o «personas que padezcan trastornos psíquicos o cognitivos que mermen pero no impidan [su] capacidad de expresar [su] opinión», o sobre la eutanasia de personas «incapaces de expresar su voluntad, dependientes de un tratamiento de soporte vital». En este último caso, se piensa, por ejemplo, en Vincent Lambert, a quien se consideró «mantenido con vida» porque recibía alimentación e hidratación artificiales.

En otras palabras, como se sabe, las personas con discapacidades o discapacidades graves se verán afectadas mucho más rápidamente de lo anunciado. Esto es lo que expresan bien los ocho miembros del CCNE que han redactado una reserva:

«¿Qué mensaje enviaría tal desarrollo legislativo a las personas gravemente enfermas, discapacitadas o de edad avanzada? ¿No existe el riesgo de que se perciba como una señal de que algunas vidas no merecen ser vividas?

Nos preocupa que esta ley cree una forma de culpabilidad, o incluso un complejo contra la vida. La Fundación Jérôme Lejeune también expresa esta preocupación porque sabe que las primeras víctimas de las leyes que afectan a la vida humana son las personas discapacitadas. La firme defensa de este punto por parte del Gobierno sólo puede ocasionar el estar más atentos a las personas vulnerables.

Comparte este artículo en tus redes sociales.

También te puede interesar:

Comparte con tus amigos.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Skype
Telegram
Pinterest
Email
Print

1 comentario en “Fin de la vida: la estrategia política para legalizar la eutanasia”

  1. Pingback: Luisa Conzález: Leyes Contrarias A La ética Médica Hipocrática: Trans, Eutanasia, Aborto... | Asociación Euvita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Asociación Euvita.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Firma el escrito de Euvita dirigido al Tribunal Constitucional.

Te podría interesar

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad